eolapaz.es
Hª de ESPAÑA
TEXTO RESUELTO

 | REVISTA | Hª DE ESPAÑA | ECONOMIA | ESTUDIANTES | HISTORIA | GEOGRAFIA | ARTE | CIENCIAS | LETRAS | EOLAPAZ.ES |
  | TEXTOS de Historia de España |
actualizado Domingo, 9 Mayo, 2010


Relacionado
 
La Técnica del comentario
Textos 29. 2ª República
Tema 30. La Guerra civil
Textos 30. La Guerra Civil
Resueltos 30. La Guerra Civil
Básico 12. la crisis del 17

 

Temas
  Temas
  Básico
Textos
  Técnica
  PAU
  Trabajo
  Resueltos
Selectividad
  Normas
  Textos
  Teoria
  Vocabulario
Ayudas
  Diccionario
  Actividades
  Materiales
Menu
  Eolapaz.es
  Eolapaz.com
  Estudiantes
  Economia
  Historia
  Geografia
  Arte
  Ciencias
  Letras
Portada

 

Participa en nuestra zona wiki

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

TEXTOS RESUELTOS DE HISTORIA DE ESPAÑA
30. La Guerra Civil

Introducción
eolapaz.es


Este es un texto clave, de PAU en algunos distritos españoles, para entender la crisis final de la restauración. Leete los temas 27, 28 y 29 para entenderlo.
AQUI TE PRESENTAMOS 3 TEXTOS IMPORTANTES. GUIATE DE ELLOS PARA APRENDER A COMENTAR.

 

Texto RESUELTO
30.1. Discurso Franco

[ ANALISIS, CLASIFICACION RESUELTOS, COMENTARIO]
.

 

TEXTO ORIGINAL

Mensaje del General Franco, ABC, 23 de julio de 1936

"La situación en España es cada día más crítica; la anarquía reina en la mayoría de los campos y pueblos; autoridades de nombramiento gubernativo presiden, cuando no fomentan, las revueltas; a tiro de pistola y ametralladoras se dirimen las diferencias entre los asesinos que alevosa y traidoramente os asesinan, sin que los poderes públicos impongan la paz y la justicia. Huelgas revolucionarias de todo orden paralizan la vida de la población arruinando y destruyendo sus fuentes de riqueza y creando una situación de hambre que lanzará a la desesperación de los hombres trabajadores. Los monumentos y tesoros artísticos son objeto de los más enconados ataques de las hordas revolucionarias, obedeciendo a la consigna que reciben de las directivas extranjeras, con la complicidad y negligencia de los gobernadores de monterilla. (...)
La Constitución, por todos suspendida y vulnerada, sufre un eclipse total: ni igualdad ante la ley; ni libertad, aherrojada por la tiranía; ni la fraternidad, cuando el odio y el crimen han sustituido el mutuo respeto; ni la unidad de la Patria, amenazada por el desgarramiento territorial, más que por los regionalismos, que los Poderes fomentan. (...)

Tetuán, 17 de julio de 1936".
Mensaje del general Franco. ABC, 23 de julio de 1936.

 

Contextualización

Es este un texto político dirigido a modo de manifiesto por Franco al conjunto de la nación a fin de exponer y justificar los motivos de la sublevación militar de la que el participa. Se produce 5 días después de iniciarse la revuelta y cuando ya es visible su fracaso que aboca al país a una guerra civil. El momento es uno de los más críticos de la historia española y europea. Europa vive sus horas previas a la segunda guerra mundial, con las democracias arrodilladas ante el avance fascista y nazi, que incluso se ha aliado a los soviéticos en el Pacto Ribentrop-Molotov. la crisis económica sigue tras un par de años de leve mejoría. En España salimos del fracaso del Bienio de derechas y de la revolución social de Asturias. Los partidos pequeños pero extremistas marcan la pauta (Falange y comunistas, que siguen el camino de sus hermanos europeos), la crisis merma a la clase media, lo que favorece el radicalismo social, y el dialogo parlamentario comienza a ser sustituido por amagos de golpe de estado y revolución social. Tras la perdida por la derecha de las elecciones de 1936, y el clima de violencia de esos meses el ejercito decide intervenir. El autor, Franco es uno de los mas prestigiosos general y la revuelta le ha tentado al lado oscuro de la fuerza, dada su importante influencia sobre las tropas africanas, las mas importantes y preparadas del país. En el momento en que se redacta la nota, Franco ha contestado a Mola y al resto de los conspiradores con un si a la rebelión, se ha trasladado en secreto desde Canarias hasta África, y allí se ha hecho con las tropas y el protectorado. Justifica aquí su postura ante la nación y arenga a las tropas y seguidores, es el día antes del alzamiento en la Península y el la alienta
En el texto el autor nos expone una visión dramática de la vida nacional con la intención de concluir que es imprescindible el golpe.

Análisis

Todo el texto es argumentativo, y todo el pretende justificar la actuación de los rebeldes, y atraer a militares dubitativos con argumentos que apelan al ideario castrense clásico, orden, unidad de la patria y Dios. pero no es, aunque lo parezca confuso, sino muy bien estructurado en tres grandes apartados.
Primero expone el desorden, la violencia y el caos. Y lo denuncia en tres áreas, que son tres alusiones a tres problemas del país. La violencia en el campo con continuos ajustes de cuentas y ocupaciones de tierras. Los obreros, en huelga revolucionaria permanente (huelga que pretende un cambio político) y los ataques contra la iglesia y el patrimonio artístico español. En este primer bloque las tres subideas tienen además unos elementos comunes, además de la referencia al desorden. Este esta inspirado por el gobierno que lanza a las masas. Que este mismo gobierno carece de autoridad, con lo que la situación es irremediable, y que la situación va a peor (primera línea). (ejemplos a los que se alude: huelgas, revueltas como la de octubre del 34 y tendencia anarquista a colectivizar la tierra y por tanto violar el derecho de propiedad)
Una segunda línea argumental, pretende demostrar que el ejercito y los rebeldes no faltan a la constitución con su rebelión, pues esta no se cumple, y el gobierno de la nación la falsea y la vulnera ( no se protege la propiedad, la vida, la libertad y la iglesia. También hay una referencia al bienio de la CEDA, donde Gil Robles no pudo gobernar y a la destitución de Alcalá Zamora).
La tercera línea argumental alude a la unidad de la patria (termino muy castrense), y se esta refiriendo a la recobrada autonomía catalana, en manos de los radicales del Estat Catala, y los estatutos gallego y vasco. Aunque la situación es diferente a la de 1873, el autor razona por ahí.
En todos los argumentos subyace la falta de autoridad, la intervención extranjera (el KOMINTERN) y el que el gobierno ha tomado partido por la revolución y en contra de la España de orden.

Comentario

El texto nos permite hablar de tres cosas: la oposición a la republica, muy radical desde la llegada de grupos extremos como falange, y desde la comprobación que la victoria electoral no permitiría el llegar al poder, la guerra civil y el franquismo que nació tras ella.

La guerra debes plantear que se manifiesta como un ajuste de cuentas entre diversos grupo que no han visto satisfechas sus demandas, pese a poseer el poder democráticamente (izquierda), o no poder evitar perder sus valores y preeminencias, porque conseguido el poder no le dejan ejercerlo (derecha). Ello unido al contexto europeo de totalitarismo precipita el desastre

En esta guerra se concentraron muchos de los problemas que la sociedad española contemporánea venía arrastrando como dificultades de modernización desde el siglo XIX y que se ponen de manifiesto a raíz de la crisis del 98. Así, las crisis de 1909. 1917 y 1921 derrumbarían el sistema canovista y traerían la alternativa militar con Primo de Rivera, como la dictadura de Primo también fracasó fue el turno de la democracia, representada por la segunda república; el fracaso de este nos conduciría a la guerra civil.

Aquí sin embargo no acaba el problema, esta es una explicación real pero muy reducida. Así, la guerra sería el resultado de la propia dinámica social y política de España y de Europa en la difícil coyuntura de los años treinta. "La coalición de republicanos de izquierda y socialistas intentaron llevar a cabo una serie de reformas para la modernización del país, pero estas reformas se realizaron sin ningún tipo de tacto político y en un contexto inestable y radicalizado Las clases privilegiadas creyeron entonces que se avecinaba una revolución y optaron por el abandono de la vía legal y parlamentaria decantándose por el golpe de Estado. Y a esa revolución en ciernes es a la que alude el texto de Franco.
El golpe ni triunfa ni es derrotado, asi que estalla la guerra entre ambos bandos.

Ese enfrentamiento entre dos visiones de España, sus valores y su sociedad se plasma en una guerra cruel y de exterminio, marcada por matanzas de civiles, quema de conventos y represión fanática. Ninguno de los dos ha conseguido sus objetivos por la vía legal, ante la oposición del otro, es la hora de la venganza. Pesan además de la frustración por el hambre y el miedo a perder lo que se tiene hechos como Casas Viejas o la represión de octubre de 1934, y la influencia social de grupos extremistas como Falange, CNT o el PCE, muy influyentes entre la universidad o los campesinos. La tercera característica la constituye la intervención de Alemania, Italia y Rusia por motivos ideológicos y estratégicos que la convierten en una guerra total y distinta a las anteriores, pues ellos se juegan en España el dominio de Europa, siendo esta el preámbulo del enfrentamiento entre democracia y totalitarismo, idea presente en este texto, cuando Franco alude a la incapacidad de la ley para mantener el orden y la legalidad.

La sublevación militar empezó el 17 de Julio en Marruecos y se extendió en la península el 18 de Julio. El alzamiento fracasó en las grandes ciudades y triunfó en las zonas rurales y algunas capitales del interior. Este golpe de estado que no triunfa, pero que no es derrotado conducía inevitablemente a una guerra civil. España quedó divida en zonas, recursos y bases sociales nacionales y republicanos;
El triunfo del golpe en las distintas zonas de España estuvo condicionado más por las características políticas y sociales de la zona que por la pericia de los militares. El golpe triunfó en Marruecos, las islas, la provincia de Cádiz y las capitales de Sevilla, Córdoba y Granada en Andalucía; Cáceres, Castilla León, Galicia, Navarra y Álava y Aragón. Fracasó en el resto de Andalucía, gran parte de Castilla la Mancha, Badajoz, la Cornisa Cantábrica, País Vasco y todo el levante desde Murcia a Cataluña.
La España republicana contaba con las zonas industriales y las agrícolamente más desarrolladas; con la minería, con la flota y la aviación (aunque casi sin mandos), con la ayuda rusa y con las reservas del banco de España.
La España nacional contaba con las zonas agrícolas, con gran parte de los mandos del ejército y con la ayuda italiana y alemana.
La adscripción a uno u otro bando de una gran parte de la población (la llamada tercera España) dependió de si triunfó o no el golpe en donde vivía. No obstante, se puede hacer una división de las capas más politizadas. Clases oligárquicas, terratenientes, gran parte del ejercito y de la jerarquía eclesiástica tomo partido mayoritariamente por los nacionales; mientras que el movimiento obrero lo hizo por los republicanos; en las clases medias fue donde más influyó si había fracasado o triunfado el golpe de estado. En Andalucía y Extremadura se aliaron los mandos del ejército y los terratenientes para la represión a los que apoyaban a la república. En Navarra y Galicia los que apoyaron al ejército fueron los pequeños y medianos campesinos, obteniendo un masivo apoyo. En Cataluña la CNT defendió la República, pero quiso compatibilizar la guerra con la revolución. En el País Vasco, no hubo revolución social y el PNV, nacionalista y católico, apoyó a la República por la promesa de aprobar su estatuto (aprobado en Octubre del 36).

La primera fase de la guerra se desarrollo entre julio del 36 y marzo del 37. Dividida España en zonas, recursos y bases sociales, el gran problema de los nacionales era trasladar el ejército de África a la península, hecho que se pudo hacer con la ayuda de la aviación alemana, dándose el primer puente aéreo de la historia. A raíz de ello el avance fue rápido por Andalucía Occidental y Badajoz; enlazando con las tropas del norte dirigidas por Mola. La intención inicial de dirigirse a Madrid fue postergada y Franco conquistó Toledo y el Alcázar, todo un símbolo. En esta fase dominó la guerra de columnas.
El ataque a Madrid, a partir de noviembre del 36, se hizo tanto por el norte como el sur, los militares republicanos, las milicias políticas y sindicales y las brigadas internacionales, repelieron a los nacionales en la Ciudad Universitaria, el Jarama y Guadalajara. A partir de estas dos batallas es cuando el ejército republicano se profesionaliza y se militariza, integrando o disolviendo a las milicias populares.
Desde mayo del 37, tras el fracaso de la conquista de Madrid, Franco cambia de estrategia, abandonando Madrid y llevándola a otros frentes. Conquista la cornisa cantábrica de este a oeste; Guipuzcoa, Vizcaya (donde se produce el primer bombardeo aéreo de una población civil; Guernica Santander y Asturias. La Republica queda cercada y sin el cinturón industrial vasco
Los republicanos intentan contrarrestar esta presión y logros militares desencadenando batallas que logren la dispersión y distracción del ejército nacional, al mismo tiempo que alivien a las zonas atacadas; son las batallas de Belchite y Brunete, que no consiguen su objetivo. Conquistada la cornisa cantábrica, también caería Málaga en poder de los nacionales.
En Diciembre del 37 los nacionales se dirigen al este, desencadenando la campaña de Aragón, llegando a Vinaroz en Abril del 38, con lo que Franco había dividido la zona republicana.

Ante esta situación desfavorable y con la esperanza de que las democracias internacionales acudieran en apoyo de la república si se declaraba la segunda guerra mundial; para resistir y ganar tiempo; los republicanos deciden realizar una gran ofensiva en el este; es la gran batalla de la guerra civil; la batalla del Ebro. En una incursión rápida y por sorpresa, los republicanos lograron un gran avance de sus filas, llegando hasta la otra orilla del Ebro desde Cataluña. En Octubre del 38 en la conferencia de Munich las democracias europeas siguieron contemporizando con Hitler, dejando abandonada a Checoslovaquia y a la república española. Franco contraatacó y los republicanos tuvieron que volver a sus posesiones. Perdida la batalla del Ebro, el fin de la guerra estaba próximo.
Franco decidió entonces emprender definitivamente la ofensiva sobre Cataluña. Primero entraba en Barcelona, conquistando toda Cataluña inmediatamente. En febrero a la república le quedaba la zona Centro-Este; el triángulo que va desde Madrid-Valencia-Almería. En Marzo, el presidente del gobierno republicano Negrín, apoyado por los comunistas sigue siendo partidario de resistir, con la intención de unir la guerra civil con la próxima mundial; el general Casado, con el apoyo de Besteiro y la UGT, dan un golpe de estado y crean una Junta de Defensa con la intención de negociar el fin de la guerra con Franco (La guerra había empezado con un golpe de estado y terminó con otro). Este sólo acepta la rendición y el 28 de Marzo, las tropas de los nacionales entran en Madrid, después en Almería. El 1 de Abril Franco firmó el último parte de guerra: "En el día de hoy, cautivo y desarmado el ejército rojo, han alcanzado las tropas nacionales sus últimos objetivos militares. Españoles, la guerra ha terminado".


La guerra civil tuvo un efecto político inmediato; la destrucción del estado. De 1936 a 1939 en ambas zonas tiene un lugar la creación de un nuevo estado político, simultaneando dicha tarea con la de la guerra.
En la zona nacional el estado de la república desapareció fulminantemente. Progresivamente se va a crear otro distinto caracterizado por la concentración del poder, la militarización y disciplina reinante y el nacional-catolicismo como ideología imperante. Es decir, el rumbo opuesto a la España republicana; la contrarrevolución.

Los planes de la conspiración planteaban que Sanjurjo iba a ser el líder de los nacionales, por su trayectoria de enfrentamiento con la republica, a la que había intentado derribar varias veces. Pero su muerte dejó a esto sin un jefe claro. Confirmado el fracaso pero no la derrota del golpe, se creó una junta de defensa nacional integrada por los militares participantes en el golpe más importantes (Franco, Mola, Queipo de Llano, Cabanellas, Dávila y Saliquert). La primera tarea de esta junta de defensa nacional era el nombramiento del jefe del mando militar, nombramiento que recayó en Franco por la importancia de su ejército de África, las simpatías alemanas e italianas y por ser el más cauto y menos ideologizado en cuestión de régimen de los candidatos. Dos sucesos van a influir para el paso posterior; la toma del simbólico Alcázar de Toledo por sus tropas y la legitimación dada por el pueblo (manifestación montada por la Falange en Cáceres) y por la Iglesia (pastoral del obispo de Salamanca en la que se presentaba la guerra como "una cruzada por la religión, la patria y la civilización"). Así la Junta de Defensa Nacional lo nombró Generalísimo de los ejércitos y -la novedad- jefe del gobierno y del Estado. Era septiembre del 36.
Concentrados los poderes del estado, Franco se dispuso a crearlo, tomando dos iniciativas fundamentales; la unificación de las fuerzas políticas y el nombramiento de un Consejo de Ministros. Unificó a falangistas, tradicionalistas (carlistas) y restos de la CEDA en un nuevo partido Falange Española Tradicionalista de las Juntas Ofensivas Nacional Sindicalistas, juzgando y ejecutando a los que se opusieron a ello como el jefe de la falange Manuel Hedilla . Quedaba claro que la unidad del mando militar sería en el futuro unidad del mando político, pues Franco era jefe indiscutible del nuevo partido o Movimiento Nacional. También daría pistas sobre el futuro el nombramiento del Consejo de Ministros (Enero del 38), Franco se atribuía por ley la potestad legislativa y repartía las carteras entre las distintas familias políticas (militares, falangistas, tradicionalistas, católicos, monárquicos, algún técnico independiente...) cuya función principal sería la del revestimiento ideológico del régimen y la de aportación de personal político y administrativo para las diferentes instituciones; lo mismo que en la dictadura posterior.
Fiel a sus ideas antiliberales y antidemocráticas, el gobierno de Franco rechazo elementos como la existencia de una constitución, con lo que la estructura legal del régimen se basa en una serie de leyes supremas o fundamentales, concedidas por el dictador, con el consejo de ciertos órganos asesores. Así nacen el Fuero del Trabajo - en el que se imponían los sindicatos verticales y la intervención del Estado en la economía-, ley de prensa - imponiéndose la censura previa- y Ley de Enseñanza Media - en la que se garantizaba a la Iglesia católica el control de ella-, el fuero de los españoles (conjunto desorganizados de derechos) o la ley constitutiva de las cortes (que crea una “democracia orgánica”, basada en la representación de grupos o cuerpos no de individuos, a través de un partido único, siguiendo el ideario fascista).
Estaban sentadas las bases del nuevo régimen, que luego se consolidarían en la dictadura.
Inmediatamente la vida política y social se militarizó en esta zona. Se impuso una rígida censura de prensa, se suprimieron e ilegalizaron todos los partidos políticos y sindicatos del Frente Popular y se suprimió el derecho de reunión y asociación. El único partido permito Falange de la JONS se subordinó a las directrices del ejército. Los únicos símbolos políticos permitidos fueron el falangista (el yugo y las flechas) y el carlista (la cruz de San Andrés), grupos ambos ahora mezclados por el decreto de unificación que creaba un partido único. Al mismo tiempo se cancelaron todas las disposiciones legales sobre la Reforma Agraria y se devolvieron a sus antiguos propietarios las tierras incautadas.

Los sublevados se denominaron así mismos Nacionales y los republicanos incluso fomentaron ese apelativo incluyendo connotaciones negativas. Aunque los republicanos con ello consiguieron mantener en el bloque republicano al PNV a largo plazo esto sería perjudicial para la república y para toda la izquierda española. El gran error del Frente popular en aquel momento, y posteriormente de toda la izquierda española, fue dejar en manos de la derecha la exclusividad de los símbolos nacionales y del patriotismo. Al bando nacional le entregaron casi en bandeja el título de nacional. Pero las consecuencias fueron negativas no solo para los republicanos, a largo plazo lo han sido para toda España.

La Constitución del 31 y las posteriores leyes religiosas hicieron romper las relaciones de la iglesia con las autoridades republicanas de izquierdas. Pero a estos enfrentamientos legales se les unió la represión que las masas, sin mucha oposición de las autoridades llevaron a cabo sobre la Iglesia, sobre todo durante el gobierno del Frente Popular y en la guerra civil. En el territorio republicano fueron asesinados cerca de 7.000 clérigos y desapareció el culto católico. Los incendios de los templos quedaron a merced de los exaltados. Estos hechos que tenían como causa la actitud de la Iglesia a favor de los sublevados repercutieron muy negativamente en la imagen exterior e interior de la República.


La España republicana se caracteriza por todo lo contrario que la nacional. Frente a concentración del poder; atomización de este y disputas políticas, frente al orden y la disciplina militar el desorden y el movimiento asambleario, frente a la unión la división, frente a la contrarrevolución la revolución. El golpe de Estado tuvo dos repercusiones inmediatas; el nombramiento de Giral como jefe de gobierno y la petición y consecución de partidos obreros y sindicatos de armas para combatir la rebelión, con lo que desapareció el ejercito tradicional ya que la inmensa mayoría de los mandos se habían pasado al bando nacional. A la creación de las milicias armadas, siguió la colectivización y encautamiento de los principales medios de producción No era cierto que en el gobierno del Frente Popular se produjera una verdadera revolución social; ésta si produjo, sobre todo hasta Mayo del 37, como reacción a la rebelión armada. Ante el hundimiento de los mecanismos normales del poder público, surgió en el verano del 36, un nuevo poder obrero, que era a la vez militar, político, social y económico.
La destrucción del poder del Estado y la proliferación de poderes sindicales locales determinó el futuro inmediato de la revolución, la guerra y la república. El poder se descentralizó, la atomización se impuso y no existió un poder central superior que coordinara y mandara. Giral ante la imposibilidad de crear un ejército, una dirección política y los continuos reversos en la guerra dimitió, siendo sustituido por Largo Caballero, sindicalista, político obrero y líder de la UGT.
Largo Caballero creó un gobierno de concentración, con ministros socialistas, republicanos, comunistas, nacionalistas, de UGT y CNT, un gobierno, pues, en el que estaban representados todas las organizaciones y partidos leales a la república y que hacían frente a la rebelión. Se hizo un programa de gobierno en el que se le daba prioridad a ganar la guerra y se aparcaba la revolución; creación de un ejército regular, militarización de las milicias, nacionalización de las industrias de guerra, restablecimiento de la autoridad del gobierno, centralización de la actividad económica, defensa de la pequeña y mediana propiedad, contención de la revolución social y pacto de unidad de acción entre partidos y sindicatos. Aunque sus logros fueron importantes, sobre todo, en la reconstrucción del ejército con un mando único y devolución de todos los poderes al Estado, las circunstancias seguían siendo adversas. La CNT y el POUM seguían compatibilizando la guerra con la revolución, los nacionalistas hacían caso omiso a las decisiones del gobierno central, la carencia de armas por el cierre de la frontera de Francia era absoluta y el ejército africano avanzaba irremediablemente. Así el gobierno se traslada a Valencia dando por perdido Madrid, pero Madrid resiste, aumentando el peso político de los comunistas (por el papel político y militar en el ejército y la importancia de la aportación rusa). A partir de aquí, empezó la crisis; los sindicatos querían un gobierno sindical, sin presencia de los partidos; estos al revés, con el trasfondo de guerra o guerra-revolución. La crisis estallaría definitivamente con los sucesos de Mayo en Barcelona. La CNT y el POUM tomaron la telefónica en contra de las órdenes del gobierno catalán; el enfrentamiento entre la CNT, POUM y comunistas es armado; una guerra civil dentro de la guerra civil. Al final se impone la Generalitat. Los sucesos de Mayo en Barcelona suponen la caída de Largo y el aumento del poder y la influencia de los comunistas.

Se formó otro gobierno de concentración, presidido por el socialista Negrín con Prieto como Ministro de Defensa y sin la presencia de los sindicatos, su objetivo era resistir en la guerra del interior y ganar la guerra del exterior. La labor del gobierno consistió en darle un fuerte impulso a las medidas ya iniciadas con Largo Caballero de consolidación de un ejército regular, centralización de poderes, mantenimiento del orden público y de la mediana y pequeña propiedad. La política más criticada de Negrín fue la centralización, cuando cayó el norte, la república era más pequeña pero también más unificada.
La caída del gobierno de Negrín y con él la de la república se debió al fracaso de sus objetivos políticos; defensa en el interior para no perder la guerra en el exterior y forzar una mediación internacional. La mediación internacional fracasó por la negativa de Franco y la postura de Francia e Inglaterra favorables a la no intervención, que se confirmó en la conferencia de Munich en Septiembre del 38. Sin éxito en la política exterior, en la interior; la guerra, el protagonismo recayó en los comunistas y los militares, siendo su influencia cada vez mayor. Prieto y Azaña consideraban que la guerra estaba pérdida; los comunistas y militares no. En esta situación se produce la salida de Prieto de gobierno y la ofensiva del Ebro que resultó ser otro descalabro militar. Los comunistas seguían aún queriendo resistir con la esperanza de unir nuestra guerra con la segunda guerra mundial, pero los militares no. Se produjo entonces el golpe de estado del general republicano Casado con el apoyo de Besteiro para negociar la rendición. No hubo negociación, pero si rendición. La guerra empezaba con un golpe de estado y terminaba con otro


La guerra, como justificaba el texto estallo por la amenaza de una revolución obrera, y esta se produjo en la zona republicana, aprovechando la coyuntura, y contribuyendo a la división del esfuerzo republicano para ganar la guerra. Liderados por los radicales comunistas del POUM, la CNT y con cierta connivencia del sector radical del PSOE de Largo Caballero, los obreros se dedicaron a colectivizar las fábricas, las propiedades agrarias y todos los medios de producción. Los republicanos, los socialistas parlamentarios liderados por Indalecio Prieto y los republicanos creían que eso era un error y que conllevaría la derrota en la guerra, por que además de dividirlos, daban argumentos a la clase media para ayudar a Franco. Tras los Sucesos de Mayo en Barcelona triunfaron sus posiciones y tuvo prioridad la guerra.
La desorganización republicana contrasta con el orden y la disciplina militar del bando nacional. Esta desorganización se plasmó en muchos campos, como en las milicias nacionales que no respondían a ninguna orden superior, a la atomización del poder, donde los ayuntamientos o las nacionalidades históricas hacían caso omiso de las indicaciones de instancias superiores o en el enfrentamiento dentro de los mismos partidos que integraban el bloque republicano. Dos claros ejemplos de ello fue la guerra civil en Barcelona dentro de otra guerra civil con ocasión de los sucesos en la telefónica de Mayo o el golpe de estado del general Casado con apoyo de Besteiro.

El contexto internacional de los años 30 -crisis de las democracias occidentales y extensión de los totalitarismos fascista y comunista- está en el origen del conflicto español. Durante el desarrollo de la guerra su influencia fue fundamental.
El país que más ayudó a los republicanos fue Rusia. Rusia facilitó el petróleo y las armas necesarias (se le pagó con las reservas de oro del banco de España). Los consejeros militares soviéticos jugaron un papel destacado en la organización táctica de la guerra, así como sus consejeros políticos, que ejercieron su influjo a través del PCE. México también colaboró con la República, pero de forma más testimonial.
Las Brigadas Internacionales prestaron gran ayuda en forma de unidades de combate. Estaban compuestas por voluntarios extranjeros de Europa y América muy ideologizados.
Los nacionales fueron los más favorecidos por el apoyo extranjero. La ayuda alemana fue la más importante tanto numérica como técnicamente. Destacó el puente aéreo y la legión Cóndor. La ayuda italiana consistió en el envío de tropas, aunque también armas. Portugal también apoyo a los sublevados, sobre todo introduciendo armas y petróleo por su frontera. Voluntarios extranjeros portugueses e irlandeses colaboraron también con los nacionales. También lo hicieron tropas marroquíes, pero en este caso se trataba de mercenarios, muy temidos y famosos.
Francia tenía muchas simpatías por los republicanos, pero los ingleses la sentían por los nacionales, ya que veían en ellas una fuerza para parar el movimiento obrero en Europa. En estas circunstancias, a instancias de las dos potencias se formó el Comité de No Intervención con el objetivo de impedir que nadie ayudara a los dos contendientes y para que la guerra no se internacionalizase. Otra razón para la creación de este comité fue la política seguida por Francia e Inglaterra de apaciguamiento de Hitler. Este Comité no consiguió impedir que los dos bandos recibiesen ayuda del exterior.

Examinado hasta aquí el contexto de la guerra que se inicia con el texto, vamos a examinar la España Franquista que el texto instaura, y que en parte hemos explicado ya al hablar de la España del bando nacionalista.
Terminada la guerra civil; España estaba completamente destrozada demográfica, social y económicamente. Con el fin de la guerra no llegó la paz, sino la victoria; dedicándose Franco a borrar toda huella de la sociedad republicana existente , creando una dictadura (franquismo) de carácter personal con características de otro tipo de dictaduras, pero sin un cuerpo ideológico claro y homogéneo.
No fue una dictadura fascista, por que Franco no sabía lo que era eso, y muchos de sus apoyos monárquicos no comulgaban con esas ideas. Sin embargo en la primera fase de la dictadura (fase azul) se aproximo mucho.
Para entender por que el régimen nacido aquí perduro tanto e impuso su ideología, cuando medio país era de izquierdas hay que entender su base social y la despolitización de las clases populares.

La dictadura de Franco no fue una dictadura fascista, ni militar, ni totalitaria, fue una dictadura de carácter personal, con rasgos de cada uno de las anteriores. En la dictadura franquista no hubo un partido político ( si oficialmente, pero no en realidad) , como en las fascistas, que impusiera su dominio total, sino que existían distintas familias políticas, ante las cuales él ejercía de juez y arbitro supremo. De hecho, el poder se manifestó siempre en tres vertientes; civil, militar y eclesiástica.. Franco, así mismo, o el franquismo, tampoco disponía de un cuerpo claro ideológico. Era un militar con escasa formación, teniendo, como es propio en estos casos, unas pocas ideas políticas simples y maniqueas. Franco era un militar, su preparación política era reducida y carecía de preparación intelectual, reduciéndose su idea de España a algo parecido a un cuartel, con ciertos añadidos de tradicionalismo católico y cuatro ideas inconexas de la falange y el fascismo.

 

[Aparece aqui una parte aclarativa, pero no indispensable, la tienes resumida mas abajo, solo es para lectura]

Fueron las distintas familias las que aportaron la ideología, lo que se denomina pluralismo limitado. El franquismo, pues, tuvo unas fuentes ideológicas plurales procedentes de la totalidad de la derecha y que fueron sucesivas en su influencia.

La principal aportación ideológica de los militares al régimen fue el nacional catolicismo, una visión unitaria y tradicionalista de España. Del espíritu militar provienen las ideas de jerarquía, disciplina, austeridad, autoritarismo, virilidad y fuerte represión que dominaron las distintas etapas de la dictadura. Firmemente anticomunistas, después de la depuración a que fue sometido por la guerra civil, el ejército era defensor a ultranza de la unidad nacional y del orden público. En el inicio de la formación del estado franquista Franco optó por el fascismo italiano como modelo y, por tanto, la falange, el partido fascista español, aportó ideas. Suyas son ideas como el hipernacionalismo, la ética de la violencia y represión, machismo , la idea de España como un Imperio la exaltación del líder , la dirección paternalista de la sociedad, la organización sindical en sindicatos verticales ( que agrupan a obreros y patronos) el adoctrinamiento político de la juventud (OJE) y la mujer (Sección femenina) .... etc.
El nacional catolicismo se traduce en la defensa de la religión y de la moral católica en sus versiones más tradicionales, como algo consustancial a la propia España. El catolicismo conservador es, quizás, la fuente ideológica que más surtió al franquismo. De ahí provino la moral, el tradicionalismo, el anticomunismo y el antiliberalismo.
La situación acaecida durante la segunda república era la consecuencia de la introducción en España de ideologías no españolas. Por ello, el franquismo rechazó las corrientes ideológicas del siglo XIX (liberalismo, nacionalismo, marxismo, anarquismo...) y quiso sustituirlas por otras que fueran netamente españolas. En esta labor las distintas familias aportaron distintos elementos. Los carlistas, que durante todo el siglo XIX habían luchado contra el liberalismo, aportaron el ultra catolicismo y una concepción corporativa y arcaica de la sociedad. Los católicos, que habían sufrido las iras del anticlericalismo del radicalizado movimiento obrero español y del liberalismo más progresista, situaron a la religión católico como elemento aglutinador del estado, siguiendo el modelo que utilizaron los Reyes Católicos y los Austrias, comenzándose a supervalorar esta etapas históricas por los historiadores adictos al régimen. Los falangistas también culpaban al liberalismo y al movimiento obrero de la situación durante la república y la decadencia de España.
Tanto los militares, como la Iglesia, como la falange o los carlistas culpaban al sistema liberal de la república de los males por los que había pasado España. Optan, por tanto, por un sistema sin partidos políticos, sin elecciones, sin división de poderes, sin parlamento y sin las instituciones y características de un sistema liberal.
La obsesión y fobia que Franco sentía sobre el judaísmo, la masonería y el comunismo se debía a que eran introductores de los dos grandes males del siglo XIX y XX; la democracia y la lucha de clases. Como alternativa se propone la dictadura autoritaria y los sindicatos verticales.

Dentro de las familias del régimen se encuentran por tanto los católicos. Se dividen en dos familias. Los católicos tradicionalistas y los del OPUS DEI. La familia política católica siempre tuvo ministerios, teniendo reservados generalmente el de Educación y Asuntos Exteriores. De 1943 a 1957 fueron los que tuvieron la hegemonía política.
Los católicos tradicionalistas fueron sustituidos a partir de 1957 por el OPUS DEI, imponiéndose la cultura tecnócrata. Son un grupo de técnicos, que se declaran apolíticos y que impulsan el desarrollismo económico. A partir de la década de los sesenta dominan tanto las altas como las medias esferas del poder.
El falangismo también estuvo presente siempre en los Consejos de Ministros (eran suyas generalmente las carteras Agricultura y Trabajo) y en la sociedad española. Tuvo su hegemonía en los inicios de la dictadura en la denominada etapa azul. Del movimiento van a salir, al final del régimen, otras dos familias; el bunker o los inmovilistas y los aperturistas liderados por Solís y Fraga que les van a disputar el poder a los tecnócratas

El ejército fue el principal sostén del régimen y el artífice de la victoria sobre el régimen republicano. El ejército estuvo siempre firmemente controlado por Franco y subordinado a su persona, por ello nunca fue un grupo de presión. Los militares siempre estuvieron presentes en el gobierno ( como mínimo 6 ó 7 miembros); en el Consejo de Ministros o en puestos intermedios. Suyas eran siempre las carteras militares (tierra, mar y aire)

Estaban divididos en dos tendencias:carlistas y donjuanistas. Los carlistas también estuvieron siempre presentes en los Consejos de Ministros (casi siempre ocupando la cartera de Justicia) En línea con el tradicionalismo católico y conservador, recibieron importantes cargos públicos (generalmente ocupaban la cartera de Justicia en los Consejos de Ministros). La relación con los segundos no fue fácil, sobre todo a partir de la segunda guerra mundial y el manifiesto de Laussana.

Un importante sector, pronto presidido por Carrero Blanco hasta 1973. Solían ser técnicos independientes o sin adscripción a ninguna familia política, pero siempre con la característica común de la fidelidad y la adhesión incondicional al Caudillo.

El régimen se desenvolvió a través de cuatro claras etapas. La Primera es la llamada de autarquía, en la que España queda aislada del exterior, por la presión de las democracias vencedoras de la guerra Mundial, que acusan a franco de colaborar con Hitler. Sin ayuda exterior, España debe autosatisfacer sus necesidades, es la autarquía. El inicio de la guerra fría, y la necesidad de EE.UU. de aliados para hacer frente a los soviéticos, introducen a España en la escena internacional, siendo admitidos en la ONU y algunos organismos internacionales, es la época de las bases militares de los años 50. El impulso de los americanos y del turismo crea el gran desarrollismo económico de los 60, que dará paso a la etapa critica de los 70. Años en los que el desarrollo económico genera una clase urbana, obrera y estudiantil con conciencia política, y en la que la crisis del petróleo machaca a una economía española poco competitiva creada en monopolios.

Franco contó con el apoyo de la inmensa mayoría de la sociedad española. A ello tenemos que añadir dos precisiones. En la autarquía sobre todo hasta el 48, la represión fue tan feroz que la oposición existente desapareció física o/y presencialmente, bien fuera por su eliminación o su paso a la sociedad pasiva. Franco intentó y consiguió la "despolitización" de la inmensa mayoría de los españoles. La segunda matización es que a partir de los sesenta aparecen grupos sociales muy dinámicos que se oponen a la dictadura de Franco, como los estudiantes, los obreros o un sector de la Iglesia, influido por las ideas de Vaticano II.
No obstante lo anterior, los apoyos mayoritarios provinieron de la oligarquía terrateniente, financiera e industrial, sin olvidar el peso del pequeño propietario agrícola de la mitad norte y la masa de funcionarios y beneficiados por el régimen.. Las clases medias, que conocieron su eclosión a partir de la década desarrollista, apoyaron mayoritariamente al régimen, presentando un matiz conservador bastante fuerte, al contrario de lo que había sucedido en España en el siglo XIX y primera mitad del XX.

Para terminar recalcamos que los pilares del régimen fueron por tanto:

Los militares tienen una presencia muy significativa en la vida de la sociedad franquista, participan en todo tipo de tribunales, de actos públicos o de actos sociales. Controlaban la represión, dirigían la policía, participaban en la política económica y aportaron muchos símbolos y claves ideológicas del Régimen a través de la doctrina del caudillaje militar. Por ello, aunque estaban muy mal pagados guardaron una escrupulosa fidelidad a Franco y su régimen, estando orgullosos de su victoria y el lugar de honor que tenían en el régimen.

Desde el principio la guerra civil fue calificada como "Cruzada" y la iglesia aportó legitimidad interior y exterior al régimen, además se convierte en un eficaz instrumento de propaganda de la ideología del régimen. . Franco entraba bajo palio en las Iglesias y nombraba obispos y cardenales; a cambio el predominio y prestigio social de la iglesia era inmenso, se les devolvió el control de la educación, restablecimiento de las retribuciones económicas e incluso el control de los profesores o políticos locales. Los primeros enfrentamientos con la Iglesia van a tener lugar muy avanzada la década de los sesenta cuando una parte de ella quiso apartarse de la dictadura, influida por las doctrinas del Concilio Vaticano II.

El partido político fundado por José Antonio Primo de Rivera, fue desvirtuado por Franco al integrarlo dentro del movimiento nacional, junto con los tradicionalistas carlistas y las JONS. Con ello redujo su papel a ser la cantera para aprovisionar al régimen sus cuadros organizativos o dirigentes, siempre que le prestara fidelidad inquebrantable. En el periodo azul tuvieron el predominio, pero tras la derrota de las potencias del eje fue disminuyendo su jerarquía. A pesar de ello, siempre surtió al régimen de los principios ideológicos necesarios y de los cuadros dirigentes demandados. Otro papel fundamental del movimiento fue el encuadramiento y adoctrinamiento de las masas; para ello creó diversas instituciones como los sindicatos verticales, el SEU, la sección femenina, el frente de juventudes o la OJE.

El Régimen de Franco se sostuvo legalmente sobre una serie de leyes (ante la falta de una constitución), siendo las mas importantes: El Fuero del Trabajo, La Ley Constitutiva de las Cortes, El Fuero de los Españoles (sobre derechos y deberes) , La Ley del Referéndum (sobre la participación del pueblo) , La Ley de los Principios Fundamentales del Movimiento (bases ideológicas y del partido) , La Ley Orgánica del Estado (sobre instituciones) y La Ley Sucesión Jefatura del Estado (que abría el paso al regreso de la monarquía.

Junto al poder personal, las instituciones mas importantes fueron:
Las Cortes Españolas, que desde 1942, en que se crearon, con el nuevo formato, asumían competencias legislativas. Estaban representadas en ellas los tres baluartes que se consideraban en la sociedad española: Municipios, Sindicatos Verticales y Procuradores (representantes) Familiares. La realidad es que las Cortes se limitan a corroborar las decisiones que toma el general Franco.
Otro órgano era el Consejo del Movimiento nacional, formado por miembros de Falange o del Opus Dei. Su misión era la de defender la integridad del Estado y la ortodoxia fascista y católica.
Por su parte, el Consejo del reino tenía como misión proponer una terna de nombres, entre los cuales Franco designaría al Jefe del Gobierno.
El Presidente del Consejo del Reino era el de las Cortes y entre otros miembros tenía al Prelado de mayor jerarquía y antigüedad entre los que eran Procuradores en Cortes, el Capitán General en activo y de mayor antigüedad de los Ejércitos, el General Jefe del Alto Estado Mayor, presidente del Tribunal Supremo de Justicia, el presidente del Consejo de Estado, varios consejeros procuradores en Cortes de los diversos sectores representativos.


Texto RESUELTO
30.2. Petro Nennu

[ ANALISIS, CLASIFICACION Y COMENTARIO RESUELTOS]
.

TEXTO ORIGINAL

"Ahora seguramente, os habréis preguntado, por qué Mussolini sostiene a Franco y por qué la prensa destila su veneno contra el pueblo español, contra los "rojos", a los que acusa de todos los crímenes (...)
Por eso Mussolini sostiene a Franco, que quiere exactamente lo contrario de lo que quieren los rojos.
Por tal razón estamos aquí y se han formado las Brigadas Internacionales. Por esto hay un heroico batallón Garibaldi, que vuelve a tomar por su cuenta las más gloriosas tradiciones del siglo pasado. Por esto tantos de los nuestros han muerto aquí y han derramado su sangre por la causa de la libertad en España.
Estamos aquí porque queremos para los ciudadanos de nuestro país, los obreros de nuestro país, lo que el Frente Popular de aquí quiere para los ciudadanos, obreros y campesinos españoles. Luchamos aquí con nuestro pensamiento vuelto hacia Italia.
(...) ¡Antifascistas de todos los horizontes, formemos un Frente Popular que restablezca en Italia los derechos del pueblo!".

Discurso de Pietro Nenni a los brigadistas italianos en Madrid. 6 de febrero de 1937.

ANALISIS

Pietro Nenni fue un periodista y politico italiano perteneciente al partido socialista de Italia. A comienzos de la guerra civil española viajoa njuestro pais con un conjunto de voluntarios dispuestos a luchar junto al bando republicano por la libertad de España, y a traves de ella, del mundo, amenazado por los fascistas. Su papel en estos grupos de voluntarios (las brigadas internacionales) era el de comisario poitico. Estas eran pesonas muy vinculadas a partidos de izquierda (comunistas o anarquistas) que velaban por la pureza ideologica de los revolucionarios, y por tanto su misión era velar por que los miembros de la brigadas se mantuvieran fieles a las ideas antifascistas. Cuando Nenni se dirige a los Brigadistas en Madrid, la capital esta sitiada por las tropas de Franco, y es por tanto una arenga. La guerra ha comenzado, el avance franquista es incontenible y la caida de Madrid puede ser el fin del conflicto. Por ello, Nenni y el gobierno ven la necesidad de animar a las tropas que defiendes la ciudad, maxime cuando su calidad militar es dudosa. Son meses en los que la republica se tambalea, vascos y catalanes actuan por su cuenta, los anarquista que cuentan con sus propias milicias dominan zonas del pais al margen del gobierno, y en ellas imponen una revolución social. La republica tiene poca autoridad , esta dividida y carece de un ejercito organizado. En frente, Franco cuenta con las unidades mas profesionales, una autoridad sin discusión y una retaguardia con menos recursos pero mas organizada. En el exterior, las potencias han decretado el aislamiento de España. Francia e Inglaterra temen que la guerra se extienda a toda Europa, tienen miedo de la amenaza de Hitler, armado y envalentonado. Ademas Hitler se ha aliado con Italia, esta a punto de invadir Austria y Chequia, y esta muy proximo el pacto con Rusia. Se intenta por tanto evitar todo pretexto de guerra general. Pero mientras las democracias se mantiene al margen y dejan sola a la republica, Alemania e Italia intervienen a fondo, envian tropas y dinero. hasta EE.UU permite a sus empresas abastecer a Franco. Europa teme mas el peligro obrero y revolucionario que representa Rusia que el fascista. Para muchos Hitler o Franco son un cortafuegos, una barrera al peligro rojo. Otros en cambio lo ven al reves, eso anima a 60.000 voluntarios a viajar a España y luchar junto la republica, de hecho, y esa es la unica idea del discurso, ven la guerra civil como una manera de luchar contra los mismos que oprimen a Italia (Musolini) y a Europa. Nenni es italiano e intenta convencer a sus hombres que este es el primer paso para liberar a Italia y a Europa, porque aqui luchan los mismos que allí. Ese objetivo, y defender Madrid son las intenciones del texto.

COMENTARIO

Es importante en este caso comenzar brevemente por dos cosas:

a--El marco historico, ese de preguerra que hemos reflejado en los textos 13,14 y 15
b--La breve historia de la republica. Ha habido desde 1931 4 periodos, y en ellos se han comenzado a distanciar dos partes del pais representadas en la CEDA y en la alianza republicano-socialista. Las diferencias mas notables se centran en el tema religioso el autonomico y el agrario. Dentro de todod ello, la revolución de Asturias de 1934 se considera el punto de inicio del conflicto que ahora vemos en este texto.

Dicho eso vamos a reflejar un poco la guerra civil y explicar que eran las brigadas.

Los sucesos de Asturias de 1934, la violencia callejera y la falta de dialogo entre los partidos sumio a la republica en una gran crisis de poder, acosada por la izquierad revolucionaria y la derecha contrarrevolucionaria. Ello acabaria por dirimirse en una contienda armada que se prolongó desde el 17 de julio de 1936 hasta el 1 de abril de 1939.
No fue, sin embargo, una salida inevitable. La Guerra Civil fue consecuencia directa de una sublevación militar fracasada en una sociedad profundamente dividida.

En 1936, un amplio sector del ejército sentía que estaban amenazados sus intereses corporativos, sus intereses de clase y su concepción tradicional de España y del orden social.
Tras las elecciones de 1936, algunos líderes de la derecha (Gil Robles, Calvo Sotelo...) y altos mandos militares (Franco, Fanjul, Goded...) pretendieron que el gobierno anterior impidiera el traspaso de poderes a las fuerzas del Frente Popular. Fracasadas estas gestiones, algunos militares de alta graduación decidieron derribar al nuevo gobierno frentepopulista. El pronunciamiento lo dirigiría una Junta Militar presidida por Sanjurjo y de la que formaban parte los generales Goded, Franco, Mala, Saliquet, Fanjul, Ponte, Orgaz y Varela.
El gobierno del Frente no presto demasiada atención a la preparación de la sublevación, pese a los rumores que circularon sobre la misma. Con todo, tomaron algunas medidas -no siempre acertadas- para contrarrestarla:
--Establecieron una cierta vigilancia sobre algunos militares sospechosos.
-- Colocaron en puestos clave del ejército a mandos a los que se suponía identificados con el régimen republicano.
-- Desplazaron a destinos considerados poco peligrosos a los generales de cuya lealtad se desconfiaba. Concretamente, Mpla fue trasladado a Pamplona, Franco a Canarias y Goded a Baleares.

El ejército se impuso como la columna vertebral de la insurrección. Las fuerzas políticas que también trabajaban para destruir la República (tradicionalistas, falangistas y alfonsinos) quedaron subordinadas a él. La CEDA como organización no se involucró, aunque Gil Robles estuvo informado. Se planificó un golpe rápido y violento capaz de establecer una dictadura militar, todavía no muy perfilada.

El asesinato de Calvo Sotelo el13 de julio por guardias de asalto, como respuesta al de un teniente del mismo cuerpo -José Castillo- cometido horas antes por la extrema derecha, acabó con las últimas vacilaciones.

El 17 de julio de 1936 se inició la rebelión militar en Melilla, Ceuta y el protectorado español en Marruecos.
El alzamiento militar se produjo en la Península el día 18, pero no triunfó en amplias zonas del territorio nacional porque los gol pistas se toparon en muchos puntos con enormes resistencias que no pudieron vencer. La que ofrecieron los partidos de izquierda y los sindicatos fue muy contundente. Pero resultó todavía más decisiva la que protagoniza
ron aquellos militares, guardias civiles, guardias de asalto y carabineros que permanecieron leales a la Constitución de 1931. Sin la división del ejército y de las fuerzas del orden público, la sublevación probablemente hubiera tenido asegurado un éxito inmediato.
El día 19 Franco aterrizó en Tetuán, procedente de Canarias, y se puso al frente de las tropas africanas. Desde el primer momento, asumió un poder inmenso porque las unidades de Marruecos (alrededor de 45.000 hombres, en su mayoría profesionales) eran las más disciplinadas y las mejor preparadas del ejército español.
. Los sublevados dominaban el norte de Marruecos, Canarias, Baleares (salvo Menorca), Galicia, Oviedo, Alava, Navarra, la parte occidental de Aragón con sus tres capitales, Castilla la Vieja-León, Extremadura noroccidental y determinados núcleos dispersos de Andalucía occidental, como eran las ciudades de Sevilla, Cádiz, Córdoba y Granada.
. El golpe de Estado fracasó, en cambio, en Asturias, Santander, Vizcaya, Guipúzcoa, Cataluña, Levante, Extremadura suroriental y la mayor parte de Castilla la Nueva y Andalucía.
El fallido pronunciamiento militar dividió España en dos zonas irreconciliables y se transmutó en seguida en una atroz guerra fratricida. Se combatió por imponer una dictadura militar o defender la república democrática, pero la guerra se manifestó también como lucha de clases, contienda religiosa, choque entre nacionalismos y enfrentamiento entre fascismo y comunismo

El 18 de julio de 1936 se declara el Estado de Guerra en Marruecos, que se extiende en sucesivos días al a zona sublevada, a su vez se constituye un nuevo Gobierno presidido por el radical Martínez Barrio para poner fin a la sublevación , Martínez Barrio contacta telefónicamente con algunos generales y se opone a tomar medidas de urgencia como la de repartir armas entre las organizaciones civiles. El plan de Martínez Barrio es criticado y las negociaciones con los rebeldes fracasaron.
Viendo que el Gobierno de Martínez Barrio había fracasado, se forma un nuevo Gobierno gracias a las rápidas gestiones del socialista Indalecio Prieto, presidido por José Giral.
Aunque el pueblo empezara a ser armado, la política de Giral tendría a buscar unas pautas de normalización, Giral decreto el 3 de Agosto la creación de batallones de voluntarios, y de nuevo legislo el 17 sobre la milicia voluntaria. En todas las demás medidas está ese afán de frenar el proceso revolucionario y potenciar el poder del gobierno legitimo frente al de los partidos que actuan por su cuenta
En Cataluña, Valencia, Guipúzcoa, Asturias, etc..., en localidades de ámbito municipal, surgieron poderes autónomos que se arrogaban plena capacidad política ante el silencio de Madrid. Son ejemplo Cataluña, donde la existencia de un previo gobierno autónomo dio a los sucesos un carácter peculiar, hasta el de aquellos sitios donde el comité del Frente Popular se encargo del Gobierno, pasando por la creación de comités, juntas y consejos. Los sucesos mas resonantes son los de Barcelona donde la lucha del 19 y 20 de julio acabo con la sublevación y de ahí surgió la supremacía de la CNT y la FAI. Se creo el Comité Central de Milicias Antifascistas de Cataluña.
La revolución social en la Republica, como consecuencia del alzamiento fue un hecho. En el verano de 1936 hubo en España una revolución dentro de una guerra civil, se destruían iglesias, se expropiaba y colectivizaba, en la industria aparecían los comités de fabrica, el poder del Estado se esfumaba.

La insurrección carecía, cuando se produjo , de un proyecto político para sustituir a la Republica.
Antes de la muerte del general Sanjurjo en accidente, al que los sublevados reconocían como jefe del movimiento, parece que la idea de la monarquía era la posibilidad.
Pero Mola que era el que dirigía los hilos de la conspiración parecía tener ideas más someras, el preveía la creación de un directorio, compuesto de un Presidente y cuatro vocales militares. La muerte de Sanjurjo para los carlistas fue un gran revés. La contribución de la Falange a la insurrección era considerada a nivel internacional como la dimensión política mas significativa, pero después del encarcelamiento de José Antonio Primo de Rivera, permanecía acéfala. Falange era el grupo político con mayor peso al comienzo de la sublevación, pero fue marginado en el proceso que llevo a la unificación del mando militar y político. La influencia de la CEDA era irrelevante. Los sublevados crearon un organismo superior representativo, llamado Junta de Defensa Nacional y establecida en Burgos, formaban parte de ella los generales Saliquet, Ponte, Mola, Dávila y los coroneles Calderón y Moreno, la Junta no tenia un contenido militar sino administrativo- jurídico. El 29 de septiembre del 1936 a Franco se le añade al titulo de “Generalísimo” el de “Jefe de Gobierno del Estado”.
Desde la instauración de la Junta de Defensa Nacional, la insurrección dispone de un aparato jurídico centralizado que regula y administra todo tipo de actividades económicas, pautas sociales y criterios ideológicos aplicables a la recuperación del aparato estatal, se destituye a los antiguos gobernadores civiles, se declara fuera de la Ley a todos los partidos y agrupaciones que formaron el Frente Popular. Se instauraron decretos que favorecían a la banca privada, los monopolios. En cuanto al campo, se garantizaba el pago de rentas a los propietarios, se devolvían las fincas a sus dueños, se expulsaba a los asentados, jornaleros y braceros. En agosto se regulaba la vida escolar, yendo contra los maestros opuestos a la insurrección. Con la misma violencia que en el bando republicano se operaba el fenómeno de la eliminación del enemigo ideológico.

En el bando republicano, el periodo de guerra, entre septiembre del 36 y mayo del 37, trajo un general convencimiento, interno y externo de que la guerra no tendría solución militar a corto plazo. En la Republica Largo Caballero emprende un proyecto para reconducir la revolución político-social hacia un régimen democraticorepublicano. En la España “ nacional”, a la consolidación del poder militar, empieza a sumarse corrientes que propugnan la creación de un Estado distinto y un régimen de contenido político definido, el cual toma como modelo los regímenes fascistas.
El 4 de septiembre de 1936, se constituye un nuevo Gobierno republicano presidido por Largo Caballero, la subida de esté, la preponderancia del socialismo y la presencia comunista así como la integración anarquista y, en definitiva, la tensión generada por el experimento, perfilan esta fundamental etapa de la política de la Republica en guerra, que acabaría con la dimisión de Largo Caballero y la formación en mayo de 1937 del primer gobierno de Juan Negrin López.
Desde el primer momento, el Gobierno de Largo Caballero insistía en que se trataba de gobernar con la presencia de todas las fuerzas opuestas a la insurrección, se destacaba la voluntad de unidad, para centrar los esfuerzos en la guerra. Para ello se emprendió una política de reorganización del aparato estatal, el Gobierno y sus delegados. Se creaban consejos provinciales presididos por gobernadores civiles e integrados por representantes del Frente Popular y sindicatos.
El acuerdo por el cual la CNT formaría parte del Gobierno, traía una situación inédita. Con los anarquistas en el Gobierno las premisas para que el proyecto Largocaballerista mostrase su eficacia parecían estar dadas.
La cuestión esencial era la marcha de las operaciones militares, las cuales resultaban adversas a la Republica. A primeros de noviembre de 1936 las tropas rebeldes llegan a los alrededores de Madrid, con lo que el Gobierno decide trasladarse a Valencia. La ruptura del Gobierno empieza a fraguarse con el abandono de Madrid por el Gobierno. La batalla política se centra en torno a la defensa de Madrid y al actuación de su Junta de Defensa.
La junta, con el general Miaja a la cabeza, capitalizo el éxito y adopto disposiciones que el Jefe de Gobierno considero extralimitaciones intolerables, que crearon una extrema tensión a mediados de noviembre.
La tensión decrecía en diciembre una vez salvado Madrid, pero se recrudeció de nuevo con la perdida de Málaga, en febrero. En el mes de marzo de 1937 se desencadena la batalla ente Largo Caballero y los comunistas, que acaba con la dimisión del Jefe de Gobierno en abril.

En estas circunstancias de descontrol, la republica va a admitir la llegada de tropas extranjeras. Desde el comienzo sabemos que se habia creado un comite de no intervención. Pero solo los paises democraticos lo respetaban y no totalmente, pues algunas empresas de ellos apoyaban a Franco. Sin embargo la republica carecio de apoyo exterior, salvo periodos no muy largos en que pudo comprar material a la URSS (la no intervención implicaba un embargo de armas). El 22 de octubre de 1936 el gobierno constitucional de la República Española autorizó oficialmente la formación del cuerpo militar de las Brigadas Internacionales. En realidad los primeros voluntarios antifascistas habían llegado a la España republicana poco después de la sublevación del 18 de julio de 1936 y el comienzo de la resistencia popular.
Las Brigadas Internacionales llegaron a agrupar unos 35.000 hombres (pero no más de 15.000 al mismo tiempo) de diversas nacionalidades e ideologías, aunque en su gran mayoría venían movidos por ideologías antifascistas. El enrolamiento por otros motivos también se dio, pero marginalmente. De los voluntarios extranjeros más de la cuarta parte fueron franceses, pero hubo más de 3.000 italianos y más de 5.000 austro-alemanes.
Las Brigadas Internacionales participaron decisivamente en varias de las principales batallas de la guerra civil: las de la Ciudad Universitaria madrileña del otoño de 1936, Boadilla del Monte, Teruel, el Jarama, Guadalajara, Majadahonda, Brunete, Belchite, y la larguísima batalla del Ebro.
Sin embargo su efectividad fue reducida, siendo mas importante el efecto psicologico sobre la población que el real. Permitio a traves de ellos que el conflicto se conociera fuera de nuestras fronteras. Su debilitamiento vino de la mano de las purgas politicas que diezmaron los batallones, "limpiados" por comisarios politicos como Nenni, y por la presión internacional para que desapareciesen.
El Comité de Londres para la No-Intervención en la guerra española, tras largas negociaciones, llegó el 5 de julio de 1938 a un acuerdo de principio para la retirada de las fuerzas extranjeras. Evidentemente, de haberse aplicado de veras, sería el bando de Franco el que hubiera sido seriamente afectado y habría perdido más. Los voluntarios internacionalistas constituían una parte pequeñísima (aunque cualitativamente de enorme relieve y valor militar) en el ejército gubernamental republicano, en tanto que el bando sublevado tenía como un componente importantísimo en todos los órdenes los aportes foráneos (legión Cóndor enviada por Hitler; cientos de miles de mercenarios marroquíes; cientos de miles de soldados enviados por Mussolini --simultáneamente unos 50.000--; unos 10.000 soldados enviados por Salazar). Pero era obvio que los sublevados no cumplirían.
¿Por que essa presión para su retirada?
En septiembre de 1938 Hitler amenaza a Checoslovaquia para que le ceda la región de los Sudetes, de mayoría étnica germánica. Francia e Inglaterra acceden, rompiendo los tratados vigentes y sin consultar a Checoslovaquia ni a la URSS: en el contubernio de Munich, los primeros ministros Chamberlain y Daladier, junto con Mussolini y Hitler, rehacen el mapa y lo impone como dictado al gobierno checoslovaco.El contubernio de Munich tiene una clara significación; es una alianza de Francia, Inglaterra, Italia y Alemania contra Rusia y, desde luego, también contra España. Ante esa hostilidad, y en un postrer esfuerzo para lograr la neutralidad anglo-francesa desligándose de toda vinculación internacional que no fuera de las potencias occidentales, el gobierno de la República Española opta por poner fin a la presencia de las Brigadas Internacionales.El 28 de octubre de 1938 Barcelona da el adiós del pueblo español a las Brigadas Internacionales, las cuales --según lo dice la Pasionaria en su discurso de despedida-- salen de nuestro suelo por «razones de estado» --alusión nada amable, sino más bien irónica (y hasta cargada de una connotación fuerte que tal vez no le fuera desconocida, a saber: el significado de razones maquiavélicas, de la alta política opaca y a menudo inconfesable).

Instituido el mando militar único, la jefatura de la sublevación estableció un aparato administrativo-institucional que sustituye a la antigua Junta de Defensa Nacional. Se creo así la Junta Técnica del Estado, tenia un presidente, distinto del “Jefe de Gobierno del Estado”, e incluía el cargo de Gobernador General del Estado, cuyo cometido era la inspección de las provincias ocupadas, en cuanto a la organización de la vida ciudadana, abastos, trabajo y beneficencia. Se creaban también una Secretaria de Relaciones Exteriores y otra General del Jefe de Estado.
El verdadero centro de poder de los sublevados no esta en Burgos sino en Salamanca, donde el Generalísimo tiene el cuartel general.El Generalísimo es quien decide en los asuntos de verdadera importancia. Muchas circunstancias contribuyeron a que la jefatura militar y el control político ejercido por Franco en la España sublevada fueran consolidándose de manera indiscutida:
El culto a Franco, consolidado cuando se obliga a los medios de comunicación a difundir el lema “Una patria, un Estado, un caudillo”, cuyo caudillo seria Franco.
La tendencia unificadora en los grandes partidos de la España nacional se acentuó desde la militarización de las milicias.
Los falangistas insistieron en que Falange absorbiera el carlismo. Los carlistas respondieron rechazando el sistema que proponía la Falange, el cual era la instauración- no restauración – de la Monarquía católica y tradicional, y propusieron una integración de fuerzas en el plano superior y nacional.
Falangistas y carlistas tuvieron varios contactos pero en ninguno llegaron a un acuerdo. Tras los incidentes del 16 y 19 de abril de 1937, que se desencadenaron en el grupo dirigente de la Falange conocidos como los sucesos de Salamanca. Franco y sus asesores decidieron proceder a unificar los partidos desde el poder. El 19 de abril de 1937 Franco promulga el decreto de unificación, habiendo consultado antes a Mola y Queipo de Llano, que dieron su consentimiento. El 4 de agosto se promulgan los estatutos del nuevo partido.
El régimen que se estaba gestando, el estado totalitario y el partido único , no procedían de la toma de poder por un partido, sino la construcción del partido desde el poder.

En la republica, desde 1937, la situación catalana se venia agudizando desde diciembre del 36, el invierno del 36-37 esta jalonado de incidentes políticos. Estos incidentes en abril habían alcanzado la calle, aunque el origen del problema se encuentra en la lucha de anarquistas y comunistas por la hegemonía, también envuelve a todas las demás fuerzas, y en definitiva , por la inhibición en gran parte de Cataluña , al Gobierno Central que reacciono tarde y en el sentido de recortar las atribuciones autonómicas catalanas.
Los sucesos en la Generalita están ligados a la crisis final del Gobierno Largo Caballero. Los comunistas atacaron la política militar y la de orden publico de Largo Caballero. Azaña intento resolver la crisis, mandando al Presidente del Gobierno crear un nuevo Gobierno, pero no encontró apoyos ni en los comunistas, ni en la CNT ni en los socialistas moderados. Largo Caballero dimite el 15 de mayo de 1937.
No se sabe la razón por la que fue elegido para el nuevo Gobierno Juan Negrín López y no Indalecio Prieto, que era el esperado por la opinión publica.
El Gobierno de Negrín del que no entran a formar parte ni CNT ni la UGT, oriento su política hacia tres frentes: proseguir con el fortalecimiento del poder estatal, consumar la obra de constitución de un nuevo ejercito, e insistir en el frente diplomático en dirección a las potencias occidentales buscando apoyos. A estas labores contribuyo mucho Indalecio Prieto, antes de que sus relaciones con Negrín empeoraran.
La decisión de Negrín de trasladar el Gobierno a Barcelona, en octubre del 37, plantea el desacuerdo de Prieto, por las repercusiones que tendría.Con el Gobierno Negrín el PCE era el primer partido de la Republica. Se procedió a la marginación de las disidencias. Las disidencias procedían del comunismo no estalinista, del anarcosindicalismo y del Largocaballerismo.
El primer jalón de esta política lo constituyeron las acciones emprendidas para eliminar las disidencia comunista que significaba el POUM. No solo se detuvo, se secuestro y asesino al secretario general del partido, sino que la propia organización fue sometida a un proceso judicial.
Largo Caballero no solo fue exonerado del poder. Largo Caballero controlaba algunos medios de comunicación de Valencia, se le arrebato el control de los periódicos, se le dificulto su labor publica, se le prohibieron mítines, en definitiva, se le desalojo de la Secretaria General de la UGT.
La tercera gran marginación fue el anarcosindicalismo y era la mas importante por la fuerza histórica del movimiento. A comienzos del 37 ya algún observador detecto la decadencia del movimiento. En el verano del 37 el movimientose reconvierte profundamente y perderá fuerza en el terreno sindical.

Abandonada en el ambito internacional, desangrada por los enfrentamientos internos y acosada en el frente por Franco,la Republica realizó su postrer esfuerzo ofensivo en la batalla del Ebro, cuya falta de resultado, sumada al abandono de la causa republicana en el exterior hizo muy difícil su supervivencia. Con el agravamiento de la situación militar desde la primavera del 38, no cabían sino dos políticas: intentar una paz negociada o mantener una posición de resistencia. Lo cierto es que Juan Negrín, en esta ultima etapa de su Gobierno, emprendió ambas sin conseguir efecto modificador, salvo la prolongación de la existencia del régimen sobre el previsible desastre final.
Los efectos de una guerra demasiado larga, la prolongación de un sacrificio para el que no se veía recompensa empezaron a incidir en la población, los medios políticos y en la opinión publica de la España republicana. Nadie esperaba, en el caso de una derrota sin paliativos, el mas mínimo gasto reconciliador de parte del vencedor. El deseo de una capitulación que salvara al menos los efectos de una gran represión final se fue abriendo paso. Pero la política que predicaba Negrín , y su principal apoyo, el partido comunista, era de resistir y ello produjo una ruptura entre las fuerzas republicanas.
En este contexto hay que situar el desesperado intento del coronel Casado, en marzo de 1939, de acuerdo con un sector socialista, los anarquistas y algunos militares, de negociar la paz directamente con Franco, lo que conllevaba la deposición de Negrín, pero Franco hizo caso omiso de las negociaciones. Y es que en la España nacional, se vivía desde un año antes un clima diferente. Con la seguridad de la victoria, el poder de Franco se había afianzado sin fisuras y el cuadro instrumental quedaba completo con el establecimiento de un primer Gobierno en febrero del 38.
Los apoyos exteriores continuaban cada vez mas firmes, el progresó militar era evidente y ello permitía orientar la acción política incluyendo en sus propósitos la destrucción, sin conciliaciones, de todo lo que la Republica representaba. Bien es verdad que la guerra concluiría sin que el nuevo Estado hubiera conseguido la articulación orgánica de sus elementos: Partido, Gobierno y encuadramiento social. Todo ello quedaba sustituido por el alzamiento del régimen de caudillaje.

El fulminante éxito de las tropas nacionales en Cataluña, indica el grado de desmoralización de la defensa republicana. El 23 de enero, Negrin tiene que trasladar el gobierno de Barcelona a Figuera. El el 4 de febrero entra en Francia el Presidente de la Republica y el 27, cuando Franco había ocupado toda la zona nordeste de la Republica y Francia e Inglaterra reconocían su Gobierno como el de España, Azaña renunciaba a su cargo.
Negrín y el Partido Comunista sostuvieron su política de resistencia hasta el final. Negrin después del abandono de Cataluña a finales de enero, había regresado a España el 9 de febrero, acompañado de importantes jefes comunistas. Estableció su sede en la posición Yuste, dispuesto a poner en practica su plan de continuar la guerra. El 21 de febrero se entrevista en Madrid con el General casado, jefe del ejercito del centro. Cuando sabe la renuncia de Azaña, el presidente de las cortes, Martínez Barrio, comunica a Negrín que estaría dispuesto a sustituirle si el jefe de Gobierno emprende una política encaminada hacia una paz inmediata y honrosa. Pero no hubo contestación puesto que de inmediato surgieron los sucesos derivados de la conspiración dirigida por Segismundo Casado. Casado define el Gobierno de Negrín como “una dictadura... Al servicio de una potencia extranjera”. En la entrevista con Negrín en Madrid, Casado le dice que es imposible seguir la guerra. Casado había suspendido en Madrid la publicación de Mundo Obrero por un ataque a Largo Caballero. La guerra entre Casado y los comunistas estaba servida. Luego vino la conocida reunión del aeródromo de los Llanos, en Albacete, entre Negrín y los principales jefes militares de la Republica, según Casado todos los jefes militares estaban de acuerdo en que la guerra no debía continuar.
En los tres primeros días de marzo la situación se complico acusándose mutuamente de intentar un golpe de estado.
Casado lo decía así de los comunistas e viceversa. El día 2 Matallana y Casado se reúnen con Negrín en Yuste y marchan luego a Valencia conferenciarse con otros jefes militares.
El día 5 Casado y sus tropas toman los principales edificios oficiales de Madrid y se constituye el Consejo Nacional de Defensa. Besteiro, la mas importante personalidad política sumada a la conjura, acusa a Negrín de fanatismo pedía la obediencia al Consejo. En los días siguientes se producen enfrentamientos en Madrid entre unidades comunistas y las de Casado y el anarquista Cipriano Mera, que acabo con la derrota de los comunistas. El consejo quedo instalado y se disponía a emprender negociaciones de paz con Franco. El plan de Casado se gesto en contacto con el Estado Mayor de Franco. Cuando Negrín que estaba en Elda, se entero de lo ocurrido en Madrid, destituyo a Casado, intento que Casado abandonase su acción, como no lo consiguió, Negrín, sus ministros y algún mando comunista abandonan el país en avión.
El 23 de Marzo parten para Burgos los comisionados de Casado, para reunirse con Franco, en esta reunión se discutirán las condiciones que Franco imponía y se acordó que era imposible cumplirlas. El día 25 se celebro otra reunión. El día 26 Casado y sus colegas recibieron una comunicación de que Franco se disponía a realizar un ataque y recomendaba recibirlo con la bandera blanca. Las negociaciones se habían roto. El 28 de marzo las tropas de Franco entrarían en Madrid, el 31 Alicante seria ocupado por la tropas de Franco y Mussolini, el 1 de abril la guerra termino y la zona republicana deja de existir.

 



Encuentra aqui lo que buscas en eolapaz.com

 


Estudiantes
Formación profesional, universidad, tutoria, secretaria, residencias ...

Economía

Textos, problemas, apuntes, diccionarios ...

universal

Temás, apuntes, textos comentados ...

Eolapaz. com

Revista estudiantil de recursos actualidad y opinión
eolapaz.es © 2009

¿Quienes somos? | Tutoria y ayuda | Privacidad | Publicidad |
Optimizado para: 1028 x 760 pixels - Internet Explorer 5.1 y superiores